Lo coloqué en la mesa del laboratorio y pude ver en la pantalla unos débiles signos de vida; luego me acordé de que Peterson estaba trabajando en un proyecto secreto. Él me había contado que estaba intentando, mediante una sustancia que disminuía los latidos del corazón el mínimo requerido para bombear sangre. En ese momento le inyecté en el brazo una sustancia que destruía cualquier tipo de droga que se encontrara en el cuerpo, mientras Peterson estaba en el baño. Rápidamente me di vuelta e intenté salir del laboratorio para de alguna forma dar aviso a la policía, pero la puerta estaba trabada. Por la ventana vi a dos hombres, lo cual me pareció extraño ya que las únicas personas que estaban en el edificio eramos Peterson, Smith, que se encontraba desmayado, y yo. De repente recordé que Peterson estaba trabajando con John quien había sido reemplazado con Smith. En ese momento entendí todo, Peterson había planeado todo para que Jonh volviera a su puesto ya que él era el único con el que podía terminar su proyecto. Prendí la computadora y logré entrar al sistema de seguridad que me permitiría abrir todas la puertas del edificio, además logré conectar la cámara de seguridad que se encontraba fuera del laboratorio y pude ver a Jonh y a Peterson acercándose a la puerta del lugar donde me encontraba con lo que parecía ser una navaja. En ese momento me di cuenta de que la puerta estaba destrabada y que lograrían entrar entonces corrí hacia la puerta para evitar que pudieran entrar pero ya era demasiado tarde. Autores: Mariano Bergier, Agustín Fernández Alonso y Gonzalo Berro.
IMG_4909.JPG